¿PUEDEN LAS EMBARAZADAS COMER JAMÓN?

En: Noticias En: lunes, diciembre 11, 2017 Comentario: 0 Visita: 831

Cuando te quedas embarazada son muchas las preguntas que te surgen. Todo es nuevo y nadie nace sabiendo cómo debe actuarse en uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier madre. Por eso, el hecho de no saber qué es y no adecuado en cada ocasión, qué se puede comer y qué no, puede hacer que las madres se sientan perdidas. Por ello, en esta entrada os hablamos de una de las grandes dudas que pueden surgirle a muchas embarazadas, especialmente a aquellas que adoran este alimento y que es lo primero en lo que piensan cuando les viene un antojo: ¿Pueden las embarazadas comer jamón?

Hasta el momento, a las embarazadas que no estaban inmunizadas contra la toxoplasmosis (enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii)) se les aconsejaba no comer carnes crudas o poco hechas, como el jamón o los embutidos, ya que de esta forma se prevenía el contagio de esta enfermedad. Y es que, aunque la toxoplasmosis puede causar leves síntomas o problemas en la madre, puede ser muy peligrosa para el bebé si se contrae durante el embarazo.

No obstante, este protocolo cambió a raíz de un estudio elaborado por el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica), el cual que demostró que el jamón ibérico curado no puede aportar el parásito 'toxoplasma gondii.

¿Por qué el jamón ibérico curado sí puede consumirse durante el embarazo?

A pesar de que el jamón serrano se considere carne cruda, que por tanto puede ser portadora del parásito toxoplasma gondii y poner el peligro del bebé, en el caso del jamón ibérico de origen parece no ser así.

El estudio llevado a cabo por Teica y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia demostró que el parásito se extingue en el proceso de curación al que se somete el jamón ibérico. Para comprobarlo, se tomó como muestra a cerdos ibéricos infectados con el parásito y tras el proceso de curación se observó que no había ni rastro del toxoplasma.

Los jamones ibéricos y los de cebo, con denominación de origen, se someten a un proceso de curación que dura al menos 2 años. Estas normas de calidad vigentes en el jamón ibérico acaban con el parásito toxoplasma. Además, investigaciones de la Universidad de Zaragoza previas al estudio ya adelantaron la seguridad de los jamones ibéricos.

Método de congelación para consumir jamón y otros embutidos en el embarazo

Muchos estudios científicos avalan la congelación como un método eficaz para destruir e inactivar el patógeno toxoplasma gondii. Aunque estos estudios varían en cuanto a la temperatura necesaria y el tiempo de congelación, todos concluyen con que es una forma totalmente segura de eliminar el parásito.

En esta línea se encuentra la Asociación Española de Pediatría, que ha realizado una serie de recomendaciones basadas en una Guía de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica en el que se hace hincapié en el hecho de congelar el jamón, antes del consumo. Dichas recomendaciones hacen referencia a consumir carne cocinada y bien hecha a más de 66º C, o carne o embutido congelados durante 24 – 48 horas, debido a que el parásito se destruye a temperaturas de -20ºC en 24 horas.

Debido a esto, se debería sustituir la recomendación de evitar el consumo de jamón, por la recomendación de congelarlo.

Comentarios

Deja tu comentario

Arriba