CÓMO CONSERVAR EL JAMÓN EN PERFECTO ESTADO

En: Noticias En: martes, agosto 22, 2017 Comentario: 0 Visita: 236

Conservar correctamente el jamón es uno de los pasos fundamentales para degustar su sabor en su máximo esplendor y disfrutar de cada uno de sus inigualables matices y olores. Siguiendo una serie de consejos, podrás disfrutar en su plenitud uno de los grandes placeres gastronómicos del mundo: el jamón ibérico.

Conservación del jamón empezado

Como comentamos en el articulo anterior, antes de comprar un jamón se debe tener en cuenta que un jamón entero puede secarse si lo tenemos demasiado tiempo empezado expuesto al aire. Por ello, si somos pocos en casa o no se acerca ningún acontecimiento importante puede resultar más acertado optar por el jamón loncheado a cuchillo que puede encontrarse también online en tiendas especializadas como Interjamón. De esta forma sólo compraremos la cantidad que vayamos a consumir, además de poder aguantar durante más tiempo en el interior del envase para conservar al máximo sus propiedades y su sabor.

En el caso de comprar una pata entera o paletilla, la primera cuestión para su conservación será quitar sólo la grasa justa para proceder a cortar aquella parte del jamón que vayamos a lonchear en el preciso momento. Si quitamos más grasa de la cuenta estaremos agilizando el proceso en el que el jamón corre el peligro de secarse.

Para conservar el jamón, existe el truco de cubrirlo con esta grasa del tocino que vamos quitando, que funciona muy bien pero que tiene un inconveniente: no hay tocino suficiente. La grasa del tocino de la pieza del jamón se empieza a oxidar y a cambiar de sabor a los 2 o 3 días de cortarla, momento en el que sería necesario retirarlo y poner un nuevo tocino para cubrir el corte.

Otra opción es utilizar otro tipo de grasas, como el aceite. Esta idea puede evitar que la zona se reseque de más, pero se debe tener cuidado de no utilizar un aceite que cambie el sabor del jamón, como podría ser el aceite de oliva. Por ello, en caso de utilizar este método mejor hacerlo con un aceite más ligero y menos fuerte como es el de girasol.

Respecto a la técnica de tapar el jamón con un trapo de cocina, debemos tener en cuenta que la tela de los trapos puede convertirse en el mejor territorio para muchos microorganismos que aflorarán de él dañando el jamón.

Mejor que la opción anterior es la alternativa de cubrir el jamón con film transparente. No obstante, no es adecuada en las estaciones más calurosas, ya que el plástico impermeable produce junto al calor que el jamón sude, pierda grasa y cambie sus condiciones, por lo que mejor usarlo sólo en invierno-otoño. Para los meses más calurosos, la alternativa al film es el papel de aluminio, que en cambio no se aconseja para el invierno.

Aunque el jamón no tiene fecha de caducidad, lo más recomendable para que no se reseque mucho es consumirlo en un periodo máximo de un mes una vez abierto. La temperatura ideal para conservar la pata es entre los 10 y 15 grados, por lo que en verano conviene buscarle un rincón de nuestra casa en el que no dé el sol directamente y se mantenga lo más fresca posible, por ejemplo en la despensa.

Cómo consumir el jamón

La mejor forma de consumir el jamón es a temperatura ambiente, en torno a los 21º. A esta temperatura podremos visualizar el brillo de la grasa natural, algo que no podremos ver si el jamón está demasiado frío.

Dentro de nuestras posibilidades deberemos procurar cortar lonchas finas, de tamaño medio y con algo de grasa para hacerlas más jugosas. 

Comentarios

Deja tu comentario

Arriba