BENEFICIOS DEL JAMÓN IBÉRICO PARA LA SALUD

En: Noticias En: lunes, septiembre 11, 2017 Comentario: 0 Visita: 93

El jamón ibérico no sólo está delicioso, hasta el punto de convertirse en toda una joya de la gastronomía española, ahora también se sabe que se trata de un alimento muy saludable con grandes beneficios para nuestro organismo.

Un estudio realizado por el prestigioso Hospital Ramón y Cajal de Madrid desvela que al contrario de lo que se creía, el jamón ibérico ni engorda, ni eleva los triglicéridos, ni tampoco la tensión arterial. Además, se demostró que mejora el endotelio, el tejido que cubre las arterias y uno de los termómetros de la salud vascular.

De hecho, en la inflamación del endotelio se encuentra el origen de la mayor parte de las enfermedades cardiovasculares. Este tejido tiene la función de dirigir, en cierta medida, el sistema cardiovascular; controla la presión sanguínea, la coagulación y es diana y fuente de hormonas, además de participar frente a patógenos externos. Por todo esto, cuando el endotelio falla aumentan las posibilidades de sufrir un infarto.

Según los expertos que guiaron el estudio, se comprobó que el consumo de 50 gramos de jamón ibérico al día durante seis semanas mejora el endotelio, además lo hace con efecto memoria, ya que se vio que los beneficios se mantenían incluso después de dejar de consumirlo. Esta mejora se produce gracias al óxido nítrico, un gas que es liberado por un endotelio más saludable que actúa como un potente vasodilatador además de antioxidante.

Por otra parte, se comprobó también que los participantes no aumentaron su peso en estas seis semanas ni subieron sus triglicéridos, además, su tensión arterial bajó a pesar de tratarse de un alimento rico en sodio.

El más recomendado, el jamón de bellota


El mismo estudio de Ramón y Cajal se realizó con dos jamones diferentes, uno de cebo y el otro de bellota. No obstante, aunque los dos tipos actuaron de forma positiva en el salud cardiovascular de los voluntarios, la mejora endotelial fue superior entre los que consumieron el de bellota, cuyos cerdos habían sido criados de forma tradicional, al aire libre y alimentados de hierbas y bellotas.

Esto se debe a que éste tiene un mayor contenido en unos compuestos llamados polifenoles, que actúan como unos magníficos antioxidantes y antiinflamatorios.

Para que en este estudio se demostrase que realmente estos beneficios estaban relacionados exclusivamente con el consumo de jamón ibérico, se controló la alimentación de los voluntarios, reduciendo el consumo de otros alimentos ricos en antioxidantes, como el aceite de oliva, el chocolate negro, el té verde o el vino tinto.

El jamón ibérico, además de ser beneficioso contra el colesterol, proporciona proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, todo ello muy beneficioso para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en vitamina E, un gran antioxidante, y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo y selenio, este último muy ligado a procesos de antienvejecimiento. Si se consume de forma regular, puede llegar a ser casi tan bueno para nuestro sistema cardiovascular como los pescados azules, las nueces o el aceite de oliva. No obstante, no podemos olvidar que no deja de ser un embutido con alto contenido en sal y grasa, por lo que se debe consumir siempre con cautela, especialmente en personas con problemas cardiovasculares.

Por ello también se recomienda el jamón ibérico frente a otros ya que éste tiene entre el 2,5% y el 4,5% de sal, frente al 5% del jamón serrano, el 5,5% del de Bayona y 5,7% del de Parma. El secreto de este menor índice de sal en el jamón ibérico está en la genética del cerdo ibérico, ya ya que la grasa infiltrada y el pH más alto dificultan la penetración de la sal.

Comentarios

Deja tu comentario

Arriba